El pasado 30 de septiembre cumplimos el sueño de todo deportista, participar en unos juegos Olímpicos.

Bueno… quizá no fueran unos Juegos Olímpicos, pero para nosotros los European Master Games con 27 disciplinas deportivas y participantes de 70 países distintos nos lo pareció.

El resultado final no hace justicia al titánico esfuerzo de los nuestros, pero sí a la calidad de los equipos participantes, un sexto puesto de nueve equipos participantes que dejó una sensación agridulce en la expedición vallisoletana.

A continuación un pequeño texto que intenta glosar los esfuerzos de los que allí acudieron.

Finalizada la aventura de Niza y con el sabor de la batalla todavía en el paladar nos vais a permitir un pequeño homenaje a los que aquí se han dejado la piel para dejar en Europa el pabellón de el balonmano vallisoletano muy alto, al menos en esfuerzo.

Con el 1 Carlos Alonso «El Muro». El recital de paradas del juvenil es incontable, en el campo ha parado las que había que parar y muchísimas de las otras, fuera de la cancha ha estado en todas las salsas y ha sido amigo y compañero. Tiene el 51 % de culpa en el partido que ganamos con 7.000 paradas de todos los tipos y colores  GRACIAS CARLOS.

Con el 3 David Blanco «Saco de boxeo». Ha recibido palos de los tíos más grandes que hay en todo el balonmano Master europeo, nunca ha quitado la cara, nunca ha rehuido un contacto y jamás ha echado un paso atrás. La rodilla le decía «para un poco» y casi no ha pisado el banquillo.

Con el 4 Javi Larrea «multiusos». Ha intentado hacer muchas cosas para ayudar al equipo, en algunas ha tenido éxito y en muchas no, pero siempre con la mente puesta en intentar ayudar al equipo.

Con el 7 Carlos Mínguez «110%» Siempre ha tenido un poco más de esfuerzo que ofrecer, siempre una carrera donde nadie llegaba. Fiable en defensa en el penúltimo y con un porcentaje altísimo de efectividad en ataque. Sacrificio con todas las letras. Siempre podrá decir que tiene el honor de haber marcado nuestro primer gol en los EMG  (gol de garra como todo su Torneo)

Con el 9 Cristóbal de la Mano «Balonmano Champán». No entrena con nosotros por que vive fuera, pero tiene todo el juego en la cabeza, ha dado mil asistencias, las posibles y las imposibles, ha ido para dentro con las ideas claras y ha hecho un 5-1 para enmarcar, algunos no hemos llegado al nivel de juego que proponía. Amigo de verdad y el compañero que todos queremos tener al lado en la cancha.

Con el 10 Adolfo Domingo «.A mi no me achantas» Verle ganar la posición a tipos que le sacaban 30 centímetros y 40 kilos ha sido una gozada para los que disfrutamos del juego de pivote. Casi un 100% de éxito en la finalizacion y varios bloqueos que han facilitado la vida a la primera línea son sus credenciales, brega constante e incansable en los 6 metros.

Con el 11 Miguel Sevilla «Comandante en jefe». Ha sujetado la defensa en el centro del 6-0 y del 5-1 ayudas, contactos, ánimos. Ha parado tranvías en movimiento y ha sido vital en la colaboración con los porteros. En ataque ha sufrido un criterio arbitral a mi juicio equivocado que no le ha permitido desplegar todo lo que tiene, aun así ha sumado un buen carro de goles, muchos en momentos claves.

Con el 12 Jose Antonio La Salle «Francotirador». Balón que llegaba a su extremo era sinónimo de gol, el porcentaje de acierto ha sido altísimo. Debido a la escasez de recambios se ha visto en la textura de lanzar en fatiga en muchas ocasiones y casi todas han terminado dentro. Intenso en las ayudas defensivas al penúltimo y rápido en el contra ataque, faceta en la que debería haber recibido algún balón más. Ha aportado seguridad en el campo y sin duda ha sido la alegría del grupo fuera de la cancha.

Con el 16 Abel González  » La Leyenda». Eso es lo que ha hecho aquí, añadir renglones a una historia interminable de paradas, paradones y de acciones imposibles. Siempre suma y caso siempre multiplica, aqui es lo que ha hecho, multiplicar nuestras opciones de victoria con sus paradas. Se ha sobrepuesto a balonazos que habrían tumbado a un búfalo, para batirle había que hacerlo bien, si no el lanzador estaba condenado al fracaso. Atento en portería y todavía más con los compañeros, si había que hacer algo.por el grupo era el primero en presentarse voluntario. Si hubiera que poner un nombre a lo que este equipo representa ese seria Abel González.

Con el 20 Alfonso Fernández «Todoterreno». En el extremo izquierdo,  en el derecho, apoyando en primera línea o circulando al pivote, siempre luchando contra castillos y siempre volviendo a la carga, él mismo se ha exigido más de lo que podía dar y ha llegado a superarse en cada acción. Si cometía un error en la siguiente iba con más fuerza, gran luchador.