Otro torneo más finalizado. Este con sabor agridulce.

Nos desplazamos en esta ocasión hasta la hermosa ciudad de Sevilla invitados por nuestros ya amigos del Club Deportivo Veteranos Balonmano de Sevilla. En esta ocasión no pudimos acudir con un equipo compensado en las líneas, pero llegábamos llenos de ilusión por el reto que teníamos ante nosotros. Para aumentar la dificultad del mismo, dos de nuestras primeras líneas cayeron lesionados a las primeras de cambio. Durante el resto del torneo otros compañeros se unirían tristemente a la lista de lesionados. Aun así el resto de compañeros se multiplicó para dar lo mejor de si en todas las posiciones.

En lo positivo del torneo, los nuevos amigos y la recuperación durante un rato de David Sarasúa para el equipo de La Salle. Rememoró tiempos de gloria y ejerció a la perfección su papel de anfitrión.

Esperemos que en futuras ocasiones podamos dejar el pabellón más alto.

¡¡Nos vemos!!