Desde el Club Balonmano Veteranos de Valladolid queremos enviar nuestra sincera felicitación al Club Balonmano Atlético Valladolid por su brillante ascenso a la máxima categoría del balonmano nacional.

Ascenso que viene a poner el broche de oro a una temporada inolvidable, temporada en la que a base de trabajo e ilusión la grada de Huerta del Rey ha vuelto a rugir en apoyo del balonmano masculino de la ciudad.

Desde el C.Bm.V.V. o Veteranos de la Salle como también se nos conoce, queremos aprovechar el reciente éxito de los Gladiadores Azules para subrayar nuestro reconocimiento a un proyecto que cuenta con unas bases a nuestro juicio muy sólidas, 4 cimientos de un edificio que amenaza con perpetuarse en el tiempo y cosechar nuevos éxitos en el futuro a nada que se mantenga fiel a señas de identidad que le han llevado a la ASOBAL, a saber:

1º.- Un compromiso real de dar a la cantera la importancia que merece, bien con el programa “A Jugar” liderado con pasión por Iñaki Malumbres o bien interactuando activamente con el resto de clubes de la provincia.

2º.- Devolviendo la ilusión a los que hicieron del balonmano su vida mediante el proyecto “Yo Jugué”, proyecto que de la mano de “nuestro” Carlos Mínguez no deja de ganar adeptos, lo que se traduce en participación en entrenamientos y torneos y por supuesto público asiduo para apoyar al primer equipo.

3º.- Una fusión compacta con la afición, gente entendida que se apasiona con el esfuerzo y el espectáculo que brindan “Los Gladiadores Azules”, y a la que se la ha ganado con una hoja de ruta que incluye muchos jugadores de la casa, nombres reconocidos y reconocibles que invitan a seguirles donde quieran que el calendario les lleve.

4º.- Y el último pilar de este sólido edificio es una directiva formada por un grupo humano que lleva el balonmano en la sangre, personas cabales que comandadas desde el cielo por nuestro querido Toño Garnacho tienen como único objetivo trabajar para que el Club balonmano Atlético Valladolid sea cada día un poco más grande, un poco más sólido y un poco más atractivo.

Para terminar no podemos (ni queremos) olvidarnos de los patrocinadores, esos que han apostado por que su nombre acompañe a un proyecto fresco, ilusionante y transparente, sin estos patrocinadores no se podrían haber alcanzado estas cotas tan elevadas, desde el C.BmV.V GRACIAS, vuestro apoyo aviva nuestra pasión.

Con la emoción de todo lo vivido este fin de semana de mediados de Mayo todavía en la retina, GRACIAS Atlético Valladolid, gracias por apasionarnos y por brindarnos tantas alegrías.

FDO:

Club Balonmano Veteranos de Valladolid.