Hola a tod@s. Os dejamos aqui las crónicas de la 8ª Xuntanza de Veteranos Cidade de Ourense. Siempre es un placer acudir a torneos como este, donde encontrar a viejos amigos. Os dejo con las cronicas de nuestro compañero Javier Larrea.

Nos vemos en las pistas!!

Primer partido de la Xuntanza

La Salle 15
Aveiro 13

Cinco generaciones de lasalianos hicieron posible la remontada vallisoletana.

Tres minutos tardó en hacerse añicos la táctica de los de la Calle Santuario. Este fue el tiempo que aguantó el gemelo de Carlos Minguez que hasta el momento estaba liderando el ataque lasaliano.

Este percance descolocó a los lasalianos y de ello se aprovechó un completísimo equipo de Aveiro, incisivo en ataque y sobre todo muy muy contundente en defensa.

Viendo que los vallisoletanos no conseguían voltear la situación el improvisado entrenador Carlos Minguez solicitó un Tiempo Muerto a falta de 7 minutos y con un marcador en contra de 11-8.

Y haciendo honor a su apodo C.M. tuvo la llave de la victoria lasaliana, un cambio a defensa 5:1 magistralmente interpretada por Cristóbal de la Mano propició lo que mejor hacen los de La Salle, pudieron lanzar la caballería y en su temido «defender y correr» es muy difícil aguantar la avalancha.

Con una defensa más ajustada y con Carlos Alonso decidiendo que en su portería ya estaba cerrado llegamos al 15-13 final que dejó un gran sabor de boca en la expedición pucelana por la forma de conseguirla y por la entidad del rival.

Segundo partido de la Xuntanza

La Salle 14
La Muralla de Zamora 6

Resultado altamente engañoso que en ningún caso hace justicia a los méritos que pusieron en cancha los herederos de Viriato.

Empezaba el derby castellano leonés con los pucelanos metalizados de la dificultad de la empresa, Zamora es un equipo que nunca da un balón por perdido, si a eso se le suma dos laterales de altísimo nivel y un bloque comprometido con la empresa hace que los partidos contra los zamoranos sean siempre «a cara de perro».

Ante esta situación los vallisoletanos salieron muy concentrados, sobresaliendo por encima de todos un José Ángel Alonso infranqueable en defensa y letal en ataque, «El reloj suizo» había decidido que el partido iba a transcurrir al ritmo que marcaban sus manecillas.

Aún así La Muralla de Zamora estaba desplegando un balonmano de muchísimos kilates y era necesario más aportación pucelana para intentar llevarse el partido.

Y ese fue el momento que eligió Jose Antonio La Salle «El asesino silencioso» para hacer su aparición.

Pidió responsabilidad y el equipo se la dio, tres goles consecutivos del talentoso zurdo propiciaron un despegue en el marcador que unido a un solvente rendimiento defensivo del colectivo llevó el partido a territorio lasaliano.

Los últimos minutos de partido se convirtieron en un asedio zamorano que los vallisoletanos intentaban contener a base de pundonor y coraje.

En el tramo final tuvo importancia el despliegue en ambos extremos de «multiusos» que permitió a los extremos pucelanos reservar fuerzas cara a futuros compromisos.

Tercer Partido de la Xuntanza

La Salle 14
Castrillón 9

Ante un rival inconmensurable La Salle se lleva un triunfo que vale una final.

Vencer a Castrillón no es fácil, no es nada fácil, los asturianos ocupan uno de los puestos de privilegio en el balonmano veterano en lo que a balonmano sé refiere y sin duda ocupan podium si hablamos de entrega, corazón e intensidad.

Los lasalianos empezaron el partido con malas sensaciones y eso ante Castrillón te condena.

Comenzó mandando Castrillón en juego y marcador, y los guerreros del Pisuerga se aferraban al partido gracias al desempeño en todo el 40×20 de Marcos Rincón, «Dos campos» se convirtió en la tabla salvavidas que mantenía a flote a la desconcertada tripulación vallisoletana.

Transcurrido el primer tercio del partido los lasalianos empezaron a saber cómo debían jugar, y eso pasaba por surtir de balones a Juanfer.

En el fragor del tercer partido de la mañana y con las pilas fundidas «El combustible» se mostró veloz en las transiciones e infalible en la finalización, si Marcos nos mantuvo a flote Juanfer nos ayudó a ganar el partido.

Con la mínima ventaja lograda en el marcador el bloque encontró la solidez que ha estado exhibiendo a lo largo del torneo para amarrar una victoria que le mete en la final de uno de los torneos de más enjundia en el panorama veterano.

A las 18:30 nos espera el todopoderoso veteranos de León, nuestros hermanos en el balonmano veterano y el rival más feroz con el que podemos enfrentarnos.

El equipo lasaliano necesitará sacar lo mejor del bloque para intentar alzarse con el torneo.

Es imposible saber el resultado de tan importante partido, pero lo que sí podemos adelantar es que todos y cada uno de los jugadores de La Salle dará lo máximo que tenga en cada segundo del partido, así nos lo enseñaron en la Calle Santuario y así lo hacemos siempre que salimos a un campo de balonmano.

Final Xuntanza Cidade de Ourense

La Salle 9
Veteranos de León 11

El León rugio más fuerte.
Remar, eso es lo que hicieron los lasalianos ante el más sólido equipo leonés que recordamos en los últimos torneos.

Había mucha incertidumbre en las filas pucelanas antes del partido, algunas caras nuevas en las filas leonesas sembraban las dudas en los de la calle Santuario.
Las dudas se despejaron nada más empezar el partido, los de orillas del Bernesga habían venido a campeonar y tenían herramientas para conseguirlo.

Por parte vallisoletana David Blanco «La chispa» negaba la evidencia, con eléctricos uno contra uno conseguía goles o superioridades que terminaban en lanzamientos más o menos claros cuyo desenlace tuvo desigual fortuna.

Cuando peor pintaban las cosas con los leoneses aplicando un rodillo inmisericorde de juego preciosista en ataque y poderosa contundencia defensiva un robo de balón de David y una acción individual que arrancó los aplausos del pabellón mantenían a los de Valladolid a distancia remontable.

Pasaban los minutos y León no aflojaba, este torneo no se les iba a escapar, juegan muy bien a balonmano, convierten su área en el Paso de las Termopilas y si algo falla pelean cada balón con la vehemencia que da vestir una camiseta legendaria.

Con los vallisoletanos fatigados pero no rendidos se necesitaba algo más para apelar a la heroica, y eso lo iba a aportar Pablo Martinez. Faltaba su «Tormenta perfecta» y Pablo no iba a renunciar a desatarla. Multiplicandose en ataque y siendo una roca en defensa ante rivales que con rápidos y fluidos movimientos negaban la evidencia que se le presupone a jugadores «grandes» Pablo sostuvo al equipo manteniendo el último aliento de esperanza.

Pero fue el canto del cisne, hoy León fue superior, se llevan el torneo con todo merecimiento por que vinieron a por él y tenían herramientas para ello.

Los lasalianos completan el torneo con la cabeza muy alta, tres victorias y una derrota en la final son para sentirse orgullosos.

Queda seguir disfrutando del tercer tiempo de tan extraordinario torneo y felicitar al justo campeón, por que hoy el León rugio más fuerte.